Góndolas por el canal
5 3
A partir de 418 €

Escapada a Venecia: lo clásico, sus puentes y lo menos turístico

Escápate a Venecia para embelesarte con su arte y arquitectura, con su historia y modo de vida. Durante cuatro jornadas —el quinto día llegas de madrugada a Barcelona—, podrás visitar lo indispensable que cualquier turista debe ver. También podrás recorrer cada uno de sus puentes y conocer sus historias. Y, finalmente, podrás huir de la ciudad masificada y podrás pasear por barrios y plazas en los que sus habitantes realmente viven sus vidas. Y no desmerecen a la Venecia turística.

Comienza visitando la plaza y la basílica de San Marcos. Después, accede al impresionante Palacio Ducal, que en el pasado fue fortaleza y también juzgado y en el que se exponen obras de Tiziano y de Tintoretto. Sigue el itinerario secreto y cruza el Puente de los Suspiros que lo conecta con la antigua prisión.

Según la tradición no confirmada, este puente barroco y cubierto servía para conducir a los presos desde el tribunal a la cárcel. Estos, al ver por los pequeños ventanucos el paisaje de Venecia, exhalaban un último suspiro, sin saber cuánto tardarían en ver la ciudad de nuevo.

Por supuesto, no puedes perderte otras actividades clásicas del turista en Venecia: almorzar en los alrededores del puente de Rialto, acercarte en vaporetto a la basílica de San Giorgio Maggiore, y visitar el espectacular teatro de La Fenice.

En la basílica de San Giorgio Maggiore destaca su fachada de mármol y los Tintoretto que contiene. Subiendo a su Campanile, se tiene una perspectiva espléndida de toda Venecia.

Por cierto, es preferible que consigas con tiempo, antes de viajar, las entradas para estos espacios, o podrías quedarte con las ganas.

Otra de las cosas que puedes hacer es recorrer los puentes de Venecia, cada uno con su propia historia. El puente de Rialto es el mejor lugar para ver la ciudad iluminada. Es el más antiguo de los cuatro que cruzan el Gran Canal y fue el centro económico de la ciudad. Por allí pasaban las mercancías que llegaban a Venecia y, desde el mercado de Rialto, se repartían por toda Europa.

El puente Della Paglia, en San Marcos, es el mejor lugar para fotografiar el puente de los Suspiros. Se denomina así porque era el lugar en el que se descargaba el grano y la paja.

Junto a la estación de Santa Lucía se encuentra el puente de los Descalzos, que toma su nombre de los padres descalzos, que lo cruzaban para acceder a su monasterio. El puente de la Academia, que conectaba con la Galleria dell’Accademia, sigue manteniendo su estructura de madera. El de Las Agujas, está adornado con pináculos. El de la Constitución, también denominado de Calatrava por su arquitecto, es el más nuevo y polémico por su elevado coste, los retrasos en la construcción y las acusaciones de falta de seguridad para los usuarios.

La singularidad del de los Tres Arcos es precisamente esa, que tiene tres en lugar de uno o dos, como el resto de los puentes venecianos.

Otros puentes tienen historias más curiosas. El puente de los Asesinos recibe este nombre porque se ubica a la salida de la calle Dei Assassini, estrecha y oscura, donde se producían múltiples robos y asesinatos.

El puente de las Tetas, en el barrio de San Polo, se denomina así porque desde el puente se veía a las prostitutas de los burdeles situados a la orilla del canal, desnudas y apoyadas en las ventanas. Lo sorprendente es que el acto continuo de exhibicionismo fue una petición de las autoridades venecianas porque creían que así combatirían una epidemia de homosexualidad masculina.

Y el puente Dei Pugni era el espacio en el que, un par de veces al año, se enfrentaban los Nicolotti y los Castellani a puñetazos. El que perdía, caía al canal. Hoy, en la pasarela, aún se observan cuatro huellas de mármol blanco que indicaban la posición de los luchadores. Estos combates fueron prohibidos en 1705 porque congregaban a tanta gente de uno y otro clan, que acababan en disturbios tumultuarios con heridos graves.

Después de conocer la historia de los puentes de primera mano, toma un vaporetto y busca restaurante en Burano, la isla pesquera en la que los edificios son de colores luminosos. Y, después, visita los talleres artesanos del vidrio en Murano, la Isla de Cristal.

Y para el final, haz la visita no turística de Venecia. Compra fruta en la verduleria flotante de Dorsoduro. Pasea por el tradicional barrio de Castelo, con sus tiendas de barrio y su ropa tendida de fachada a fachada. Descubre otros sotoportegos —soportales— que permiten pasar de una zona a otra, como el Della Madonna. Compra en el mercadillo de Santa Margherita. Toma un cichetti —una tapa tradicional veneciana— y un spritz —aperitivo a base de vino blanco seco, agua con gas, campari o aperol, una rodaja de limón o naranja, y una aceituna— sentado en el borde de los canales. Y sal de copas por el barrio bohemio de Cannaregio. Prácticamente no encontrarás turistas en esas zonas.

Fechas del viaje
Hasta el 16 de septiembre
Duración del viaje
5 días y 3 noches
Precio
A partir de 418 €
Características
Tipo de viaje:
A mi aire, Con amigos, Cultural, Escapada romántica, Escapada urbana
Salidas:
Barcelona
Destino:
Italia
Categoría:
Hotel ★★★
Régimen:
3 desayunos y 2 almuerzos
Tasas:
Inclou taxes aèries
Seguros:
Seguro de inclusión
Qué incluye
  • Billete en vuelo regular, clase turista
  • Documentación electrónica
Visitar y hacer
  • Cruzar el Puente de los Suspiros desde el Palacio Ducal a la prisión en la plaza de San Marcos.
  • Desplazarte en góndola por los canales.
  • Realizar una visita guiada al Teatro de La Fenice.
  • Visitar un taller de vidrio artesanal en Murano.
  • Almorzar a base de pescado en Burano.
  • Comprar fruta en la verdulería flotante que recorre el barrio Dorsoduro.
  • Pasear por el tranquilo, tradicional y no masificado barrio de Castelo.
  • Tomar un spritz y comer un cichetti a la orilla del canal.
  • Comprar en el mercadillo de Santa Margherita, libre de turistas.
  • Ir de copas por el barrio bohemio de Cannaregio.
Plan de viaje
Día 1Vuelo a Venecia.
Día 2Sugerencia: lo clásico que visita todo turista.
Día 3Sugerencia: recorrido por los puentes de Venecia, visita a Murano y Burano.
Día 4Sugerencia: lo menos turístico y no masificado. Vuelo de regreso a España.
Día 5Llegada de madrugada a Barcelona.
Mapa
Álbum fotográfico
  • Plaza de San Marcos
  • Terraza en Soportego del Magazen
  • Puente de Rialto
  • El Palacio Ducal en primer término
  • Palcos de La Fenice
  • Puente de los Suspiros
  • Tomando un spritz junto al canal
  • Ropa tendida en el barrio Castelo
  • Entrada de la librería Acqua Alta
  • Calle de Burano
  • Artesano del vidrio en Murano

Fotografías de: Ludovico Lovisetto (góndolas por el canal), Ricardo Gomez Angel (plaza de San Marcos), Igor Oliyarnik (terraza en Soportego del Magazen), Vincenzo Landino (puente de Rialto), AussieActive (el Palacio Ducal en primer término), Giusi Borrasi (palcos de La Fenice), Marialaura Gionfriddo (puente de los Suspiros), Lovisetto (tomando un spritz junto al canal), Maud Bocquillod (ropa tendida en el barrio Castelo), Michele Purin (entrada de la librería Acqua Alta), Salmen Bejaoui (calle de Burano) y Evgenii Pliusnin (artesano del vidrio en Murano) .

    ¡Me interesa!

    Rellena este formulario y te explicaremos más detalles de este u otros viajes similares








    Otros viajes en el continente
    Tipos de viaje